Autos mexicanos son amenaza para el mercado estadounidense

Rebeca Marín

México le quitó el mercado de la fabricación automotriz a Estados Unidos por su mano de obra barata, lo que pone en riesgo la seguridad nacional, señala un informe del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

“El impacto de las importaciones excesivas en la industria nacional de automóviles y piezas de automóviles y los graves efectos resultantes del consiguiente desplazamiento de la producción en Estados Unidos están causando un debilitamiento de nuestra economía interna que puede perjudicar la seguridad nacional”, señala.

El auge de la participación de México en este segmento inició a raíz del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994, cuando las empresas se instalaron en el país debido a los ahorros de producción y eliminación de aranceles.

En el caso de la producción, detalla el documento, los ahorros iban hasta por 4 mil 300 dólares si la unidad era vendida en Europa o de mil 200 dólares si se comercializaba en Estados Unidos. Dichos ahorros son resultado de los bajos salarios en México, respecto a la Unión Americana, en el sector automotriz y su manufactura.

Por ejemplo, de acuerdo con el Departamento de Comercio, en 2016 el salario por hora para los trabajadores era de 4.65 dólares en México, en comparación con los 40.17 dólares pagados en Estados Unidos.

“La compensación por ensamblaje de automóviles había sido aproximadamente un 80 por ciento menor en México, y la mano de obra representaba una parte considerable del costo de producción de automóviles. Estos salarios eran ligeramente superiores a una séptima parte del salario comparable en Estados Unidos”, agregó.

El reporte agrega que entre 2011 y 2016, nueve de las 11 nuevas plantas de ensamblaje de automóviles anunciadas en América del Norte se construyeron en México.

A partir de 2017, el número de armadoras de automóviles en Estados Unidos disminuyó a 46 plantas, mientras que en México se duplicó a 18.

Además, desde 2010, según el Departamento de Comercio, se han invertido más de 24 mil millones de dólares en México en la industria automotriz, monto que incluye inversiones de empresas japonesas, alemanas y surcoreanas.

Por su parte, la desaparición de aranceles aduaneros por el TLCAN permitió a los productores y proveedores de autopartes optimizar sus operaciones y trasladarse directamente a México, la ubicación más competitiva dentro de América del Norte.

Lo anterior, porque las exportaciones de México a 46 países están exentas de aranceles de automóviles, incluido el arancel de 10 por ciento que la Unión Europea aplica a vehículos de pasajeros.

El informe recomienda al presidente Joe Biden considerar acuerdos que EU renegoció recientemente para determinar si ciertos países deben estar exentos de los aranceles propuestos, basados en un interés “primordial” de seguridad nacional.