Profeco insiste en que aerolíneas siguen cobrando equipaje de mano

Rebeca Marín

La Profeco aseguró que Volaris y Viva Aerobus no cumplen con la ley al no respetar el derecho irrenunciable a transportar equipaje de mano en todas sus tarifas, además de emplear publicidad engañosa.

La Procuraduría aseguró que las aerolíneas solo reconocen el derecho a transportar el equipaje de mano en ciertas tarifas.

Viva Aerobus reconoce este derecho a partir de la que denomina «Viva Smart», sin embargo, oferta al mercado las tarifas denominadas «Zero, Light y Extra». En el caso de Volaris, oferta tres tipos de tarifas «Básica, Clásica y Plus» y a partir de la tercera (Plus) permite el derecho mínimo establecido en la ley.

«De ahí que ambas aerolíneas no respetan ese derecho, bajo el falso argumento de que dichas tarifas implican un importante descuento al pasajero por renunciar a su derecho de portar equipaje, o que se trata de ‘tarifas limpias o económicas’; para sostener esa falsa premisa interpretan erróneamente el contenido del cuarto párrafo de la fracción X del artículo 47 Bis de la Ley de Aviación Civil», afirmó Profeco en una nota informativa.

Aseguró que el artículo 47 obliga al concesionario o permisionario a respetar y cumplir con el derecho mínimo del pasajero a llevar en cabina hasta dos piezas de equipaje de mano, cuyas dimensiones sean de hasta 55 centímetros de largo por 40 centímetros de ancho y 25 centímetros de alto; el peso de ambas no deberá exceder los 10 kilogramos.

Además de su equipaje de mano, el consumidor tiene derecho a transportar una bolsa o mochila pequeña en el avión.

«Las manifestaciones de las aerolíneas Vivaaerobus y Volaris constituyen prácticas abusivas y publicidad engañosa, puesto que aparentan supuestas tarifas de bajo costo como ofertas en su publicidad, la cual sirve como ‘anzuelo’ para que los consumidores consideren como un precio económico la tarifa básica ofrecida, y paguen adicionalmente por un derecho que ya tienen por ley y el cual es irrenunciable», subrayó la Profeco.

Por otro lado aclaró que aunque aún no ha sancionado a las aerolíneas, sí les colocó sellos de suspensión, sin que implique la prohibición a las aerolíneas de prestar el servicio ni mucho menos de que suspenda la comercialización de boletos.