Talos disputa operación del megayacimiento Zana a Pemex

Rebeca Marín

El consorcio liderado por la estadounidense Talos quiere negociar la operación del megayacimiento Zama con la estatal Pemex, después de que la Secretaría de Energía (Sener) falló a favor de la petrolera nacional tomando como argumento un análisis del regulador petrolero que favorecía a la empresa mexicana.

‘Todavía tenemos la esperanza de que un resultado negociado que respete plenamente el estado de derecho sea alcanzable’, dijo Timothy S. Duncan, director ejecutivo de Talos en un comunicado de prensa.

La compañía ha enviado una notificación de disputa al gobierno mexicano para intentar llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Hacemos un respetuoso llamado al gobierno de México para que entable con Talos negociaciones y consultas significativas, teniendo en cuenta todas las pruebas relativas a la estructura operativa ideal para Zama y la salvaguardia de nuestros derechos como inversionistas extranjeros’, se lee en el documento emitido por la empresa.

Las negociaciones por la operación de Zama, el primer yacimiento que fue descubierto por compañías privadas en el país, se extendieron por más de un año.

Después de que el consorcio liderado por Talos y la estatal Pemex no lograron un acuerdo, la Sener, dirigida por Rocío Nahle, falló a favor de la segunda empresa.

Estos avisos de controversia, de acuerdo a lo explicado por Talos en el comunicado, tiene como finalidad lograr una negociación conveniente para ambas partes antes de recurrir a nuevas acciones legales, como el arbitraje internacional.

Un proceso más complejo y que podría resultar mucho más costoso para ambas compañías. La estadounidense asegura que la decisión de Sener viola algunos acuerdos internacionales, como el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá.

Desde que se dio a conocer la decisión de Sener, Talos se dijo decepcionado de cómo el gobierno mexicano había resuelto la controversia.

Zama es uno de los yacimientos más productivos que se han descubierto en los úlimos años en el país. La estaal Pemex ha asegurado que le interesa operar el activo para convertirlo en un polo de desarrollo, mientras que Talos ha asegurado que tiene la tecnología y el capital financiero para sacar el mayor provecho.

Pemex quiere controlar el megayacimiento compartido de Zama