Armeros gringos acusan al gobierno mexicano por ser responsable de las muertes en el país

Martín Aguilar

La Asociación Industrial del Comercio de las Armas (NSSF, por sus siglas en inglés) negó las acusaciones hechas por México en la demanda que interpuso por comercio negligente, toda vez que aseguró que son “falsas”.

Este viernes, México presentó una demanda contra empresas fabricantes de armas de fuego en los Estados Unidos por promover prácticas comerciales, “negligentes e ilícitas” que ocasionan problemas en el país.

En respuesta, el vicepresidente y asesor jurídico de la NSSF, Lawrence Keane, aseguró que: “El gobierno mexicano es responsable por el crimen rampante y la corrupción en sus fronteras. La actividad criminal en México es un resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado. Son estos cárteles los que hacen un uso indebido delictivo de armas de fuego importadas ilegalmente a México o robadas al Ejército mexicano y a las fuerzas del orden público. En lugar de buscar el chivo expiatorio en las empresas estadunidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia”.

El litigio se presentó ante una corte federal en Boston (Massachusetts) en contra de los fabricantes de armas, entre ellas Smith & Wesson, Beretta, Century Arms, Colt, Glock, Ruger y Barrett.

El Juez deberá determinar el monto de la compensación que solicitó México durante el juicio.

El consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Alejandro Celorio Alcántara, dio a conocer que la demanda no es contra el Gobierno de Estados Unidos, sino contra las empresas fabricantes. Además, reconoció el esfuerzo que el país vecino realiza para controlar el tráfico de armas.

Por su parte, el Canciller Marcelo Ebrard detalló que tomó dos años “organizar la acción legal que pudiera tener éxito y que fuera factible en los Estados Unidos en contra de quienes producen las armas íntimamente vinculadas con la violencia que vive México”. Asimismo, dijo que México “no busca interferir en la política de Estados Unidos relacionada a las armas”.

En un comunicado, la NSSF argumentó que menos del 12 por ciento de las armas decomisadas en México en 2008 provinieron de Estados Unidos. De las aproximadamente 30 mil armas que se confiscaron durante ese año, indicó la asociación, solo se solicitó a las autoridades estadounidenses rastrear siete mil 200 de ellas, de las cuales se comprobó que alrededor de la mitad fueron enviadas desde EU.

“Además, el Gobierno de Estados Unidos vende armas de fuego directamente al Gobierno mexicano. Los soldados mexicanos siguen desertando para enlistarse en cárteles de droga y se llevan sus rifles de servicio hechos en EU. En los años más recientes, el número de deserciones ha incrementado a más de 150 mil. De acuerdo con información del Gobierno estadounidense, las armas más letales utilizados por cárteles mexicanos provinieron de Centroamérica”, criticó la asociación en el comunicado.

Armeros de EU responden a demanda de México: "El gobierno mexicano es  responsable del crimen desenfrenado" - Periódico Novedades