Familias humildes de Tláhuac inundadas por aguas negras iban por solución y Sheinbaum las recibió con represión

Gloria Brito Nájera

Un grupo de vecinos humildes de la alcaldía de Tláhuac, de las colonias La Habana y San José, organizados en el Movimiento Antorchista, se dirigían a las oficinas de la jefa de Gobierno para denunciar que más de doscientas familias se encuentran inundadas en aguas negras, teniendo que convivir entre los desechos de las aguas pestilentes, afectando sus inmuebles y la salud de todos los miembros de su familia, niños, jóvenes, mujeres, adultos e incluso ancianos; situación que se agrava por las lluvias intensas que se han estado registrando en la ciudad. Ya antes habían solicitado la intervención del alcalde morenista Ernesto Romero para demandar solución, sin obtener respuesta alguna.

Y después, al dirigirse al Gobierno Central, los manifestantes trataban de llegar en una marcha pacífica a la plaza de la constitución, pero fueron interceptados por policías de la CDMX, por órdenes de la jefa de Gobierno, a quienes golpearon, entre ellos a nuestro compañero Jonathan González San Juan, dirigente en Tláhuac, e impidieron su llegada a las oficinas de Claudia Sheinbaum, sin importarles que entre los agredidos hubiera mujeres y personas adultas, entre las que resultó lastimada por la policía, se encuentra la compañera María del Carmen Chávez Chávez de 69 años de edad, ¿le preocupará eso a la señora Claudia Sheinbaum? No lo creo. ¿Sabrá la señora Sheinbaum lo que es vivir entre el drenaje de aguas negras con la familia, con los hijos? Tampoco lo creo. Por eso no le preocupa que las familias afectadas estén viviendo entre el excremento.

Así las cosas, con este gobierno morenista, la gente sufre daños y encima de daños, palos. Y no faltaron los morenistas de Tláhuac, que, sin importarles el sufrimiento de los afectados ante el acto de represión de la Jefa de Gobierno se pusieron a ofender a los antorchistas, convirtiendo en víctima a la victimaria, culpando de la represión a los más vulnerables, manchando y enlodando el nombre de Antorcha, acusándola de invasora, como siempre, sin demostrar nada, sólo para sembrar odio en contra de nuestra organización; en los ataques y calumnias no se dice cómo se han dado las invasiones, ¿Cuándo? ¿Dónde? No demuestran la invasión ni siquiera de un metro cuadrado de tierra.

Y con respecto a la señora Sheinbaum, me pregunto ¿En qué piensa? ¿En qué mundo vive? ¿No le sirvió la lección de haber perdido la mitad de las alcaldías de la CDMX? Tal parece que no. Y ¿así quiere ser aspirante para gobernar a nuestro país? Aquí en la CDMX ya está dando muestras de cómo gobierna. ¿Así espera el apoyo de los mexicanos? Que no se le olvide que “del plato a la boca… se cae la sopa” ¿tu votarías por un gobernante así? Yo tampoco.

image.png