Laura Bautista, una almirante firme al frente de los puertos y Marina Mercante

Rebeca Marín

Desde diciembre del año pasado, los puertos y terminales marítimas del país son supervisados por la Capitán de Altura, Ana Laura López Bautista, designada por el presidente Andrés Manuel López Obrador coordinadora general de Puertos y Marina Mercante.

Bautista se formó en la Marina Mercante, unidad administrativa encargada de regular e instrumentar las políticas que promueven la suficiencia y seguridad del transporte marítimo, la cual, con las reformas constitucionales, quedó a cargo de la Secretaría de Marina.

Cuenta con maestría internacional en administración marítima y portuaria en España, y en los últimos meses se ha reunido con agentes aduanales y sindicatos de Pilotos de Puerto para el desarrollo portuario del país. Además de mantener reuniones bilaterales con Estados Unidos para impulsando el comercio marítimo entre ambas naciones.

Originaria de Chilapa, Guerrero, fue supervisora portuaria en Veracruz y titular de las Capitanías de Puerto de Puerto Escondido, Oaxaca, Isla Mujeres y Playa del Carmen, Quintana Roo.

También cuenta con formación como operador ilimitado de posicionamiento dinámico en el Nautical Institute de Londres y capitán de altura de la Marina Mercante Mexicana.

López Bautista, quien sustituyó a Rosa Icela Rodríguez, hoy secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, cuenta con la carrera profesional de piloto naval e ingeniero geógrafo e hidrógrafo con mención honorífica, estudió en la Escuela Naútica Mercante de Tampico, Tamaulipas.

Desde el pasado 1 de junio, la Secretaría de Marina tiene el control logístico, administrativo y de seguridad de los puertos del país por donde se transporta poco más de un tercio del total de la carga y la mayor parte del volumen de las exportaciones, incluyendo petróleo y sus derivados.

Para tal fin designó a almirantes, vicealmirantes, contralmirantes y capitanes de navío expertos en seguridad nacional, inteligencia militar, ingeniería ambiental, terrorismo e instrucción en el extranjero en cada uno de los puertos.

El personal de alto rango fue ubicado en 14 de las 17 Administraciones Portuarias Integrales (API) del país, que se ocupan de administrar los recintos portuarios, con la encomienda de brindar seguridad a los puertos que, de acuerdo al titular del ejecutivo federal, están llenos de corrupción.

En Manzanillo fue designado el almirante, Salvador Gómez Meillón, quien se desempeñó como comandante de cuatro buques de la Armada de México y fue instructor en el Buque Escuela Custodio de Melo de la Armada Brasileña.

En el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, donde operan 17 líneas navieras con 29 servicios marítimos comerciales que lo conectan con 38 puntos de 15 países de Asia y América, fue designado el almirante Jorge Luis Cruz Ballado, quien cuenta con maestría en Seguridad Nacional y en Administración Militar.

En este puerto, el gobierno federal detectó que la delincuencia organizada cobraba por la salida de minerales, además de que ingresaban al país drogas sintéticas procedentes de Asia.

Otro de los puertos donde se detectó casos de corrupción es en Veracruz, por lo que fue nombrado el almirante Romel Eduardo Ledezma Abaroa, quien cuenta con amplios conocimientos en seguridad interior y defensa nacional.

Fue comandante en los puertos de Veracruz, Tamaulipas, Baja California Sur, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo y jefe de las secciones de Inteligencia y de Personal del Estado Mayor General.

En la Administración Portuaria Integral de Dos Bocas, Tabasco, fue designado el vicealmirante Gregorio Martínez Núñez, quien estudió maestría en administración naval. En la API de Mazatlán, quedó el contralmirante Mariel Aquileo Ancona Infazón, especialista en inteligencia estratégica, análisis político estratégico, seguridad nacional, fronteras y migración y gestión y seguridad en puertos.

En el puerto de Topolobampo, Sinaloa, quedó al frente el vicealmirante en retiro Marco Ibarra Olaje, quien en 2015 recibió mención honorífica por su destacada actuación en el cumplimiento de sus obligaciones para reducir la violencia en el país debido a sus conocimientos en planeación estratégica.

En Tampico, Tamaulipas, el vicealmirante Miguel Baez Barrera, quién realizó cursos de Estado Mayor en Alemania y ha sido comandante del Sector Naval de Santa Rosalía, Baja California Sur.

En Altamira, Tamaulipas, fue designado el capitán de Altura Óscar Miguel Ochoa Gorena, experto en seguridad y protección marítimo-portuaria. Y en Tuxpán el vicealmirante Nicodemus Villagómez Broca, quien cuenta con cursos de Protección Marítima y Portuaria, y Seguridad Portuaria contra Terrorismo.

En Coatzacoalcos, Veracruz fue designado el almirante en retiro Miguel Ángel Sierra Carrasco, quien fue agregado naval en la Embajada de México en Perú. En Progreso, Yucatán, el vicealmirante en retiro, Jorge Carlos Tobilla Rodríguez, maestro en Seguridad Nacional y con varios diplomados.

Finalmente en Puerto Madero, Chipas, fue designado el almirante retirado Flavio del Ángel García, ingeniero en ciencias navales en la Heroica Escuela Naval y fungía como titular de la Primera Zona Naval de Tamaulipas.

Como parte de sus funciones, a la Marina también se le confirió la tarea de adjudicar y otorgar contratos, concesiones y permisos para el establecimiento y explotación de servicios relacionados con las comunicaciones y transportes por agua con embarcaciones o artefactos navales.

En administraciones pasadas el control administrativo de los puertos fue entregada a empresas particulares a través de concesiones por hasta 50 años, por lo que el gobierno federal busca revertir esta situación y entregar 100 por ciento de la ad- ministración de los puertos a la Marina.

De acuerdo con información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la mayoría de las concesiones de los puertos vencen hasta 2044.

Perfil Ana Laura López Bautista, la nueva titular de Puertos y Marina  Mercante