Aeroméxico disminuye sus pérdidas netas a 2,800 mdp

Rebeca Marín

Grupo Aeroméxico logró acortar su pérdida neta en el segundo trimestre del año a 2,800 millones de pesos, frente a los 27,422 millones de pesos registrados en el mismo periodo de 2020, afectada por la reducción en el tráfico ocasionada por el COVID-19, particularmente en los mercados internacionales, muchos de los cuales continúan sujetos a restricciones de movilidad.

En su estado financiero presentado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la aerolínea informó que sus ingresos totales se ubicaron en 10,013 millones de pesos, una disminución de 40.5% respecto a los ingresos registrados en el mismo periodo de 2019, el año prepandemia, pero 46% arriba de los del primer trimestre de 2021.

Su flujo operativo pasó a terreno positivo al ubicarse en 1,889 millones de pesos Durante el segundo trimestre, el ingreso pasaje total se ubicó en 8,031 millones de pesos, una baja de 43.0% en comparación con el segundo trimestre de 2019, pero 61% arriba del primer trimestre del año.

En el periodo, Grupo Aeroméxico transportó 3,969,000 pasajeros, una reducción de 23.9% respecto al segundo trimestre de 2019.

Los pasajeros en rutas internacionales se incrementaron en 50.8% respecto al trimestre anterior y disminuyeron 52.6% en comparación con 2019, mientras que en rutas domésticas se incrementaron en 19.7% en comparación con el primer trimestre 2021 y se contrajeron 6.8% respecto al segundo trimestre de 2019.

La línea aérea informó que tiene planes de ampliar su flota de aviones con la incorporación de 12 nuevas aeronaves Boeing 737 MAX, asimismo, está en negociaciones con la empresa de servicios de aviación Dubai Aerospace Enterprise (DAE) para la incorporación de las unidades bajo un esquema de arrendamiento, y las primeras unidades llegarán en octubre.

Para la incorporación de las aeronaves, aún es necesario la autorización de la jueza Shelley C. Chapman, encargada del proceso de reestructura financiera y operativa que la aerolínea inició bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, en junio del año pasado.image.png