La Barriada/Martín Aguilar/No tiene la culpa el indio

A más de tres meses del desplome de la línea 12 del metro, peritos de la empresa danesa DNV llegaran a una primera conclusión y luego de analizar el peritaje asentados en la carpeta de investigación, CI-FICUH/STCMP/UI-3C/D/00045/05-2021 y tras una serie de entrevistas realizadas por peritos especialistas de la Fiscalía capitalina para esclarecer el trágico accidente, apuntan a que los posibles responsables de causar la muerte a 26 personas y dejar más de 100 heridos, 10 de los cuales aún no se recuperan del todo; podrían ser personal de segundo y tercer nivel de la empresa constructora encargada de la obra.

Y es que los daneses, señalan que la principal causa del problema fue que hubo una mala supervisión de la obra, señalando al ingeniero Alejandro «N», quien, en esas fechas, según los archivos de la constructora, era el director general del grupo IPISA, quien participó en varios tramos de la línea ferroviaria del Metro.

De acuerdo a los archivos de la misma empresa a cuatro personas más, aparentemente son los responsables de trabajar con los llamados «pernos Nelson», quienes según el dictamen colocaron mal algunos y no instalaron los necesarios para la trabe que se vino abajo, y una más quien aparentemente era el encargado de almacén y encargado de notificar y avisar si se requerían más de ese material, que, según el dictamen preliminar, pudo ser una de las causas de la tragedia.

Aunque ya se sabe quiénes son los verdaderos responsables del descarrilamiento de los vagones, siendo que, para noviembre de 2012, último mes en el que Marcelo Ebrard iba a terminar su gestión como jefe de gobierno, porque en aquel entonces la línea 12, iba a ser como la obra maestra de su gestión, que lo iba a catapultar para la presidencia en el 2018, pero fue todo lo contrario por el escándalo de corrupción que se generó por el desvío de recursos en dicha obra.

En ese entonces, Enrique Peña Nieto empezaba su sexenio como presidente y tras el escándalo de la Casa Blanca porque fue Ebrard, el que filtró la información a los medios, esto ocasionó que se autoexiliara del país, rumbo a París, Francia con su entonces pareja y ex embajadora de Honduras en México, Rosalinda Hueso por la amenaza de que Peña Nieto lo iba a encarcelar.

Otro de los responsables es también el actual senador, Miguel Ángel Mancera, ya que por la mala relación que llevaba con su antecesor y pese a que ordeno en varias ocasiones que le dieran mantenimiento a la línea 12, es que hubo constantes cierres, pero esto no fue suficiente para que el servicio mejorará y al contrario, por la corrosión que se generó en las vías del metro, con el paso del tiempo también se desgastaron, provocando lo que ya se sabe.

Y ni se diga de Claudia Sheinbaum, porque pese a las constantes quejas y denuncias que los usuarios hacían por los desperfectos que se generaba en cada viaje que realizaban los trenes, ya se veía venir lo peor, pero la jefa de gobierno hizo caso omiso, siendo que la tragedia se podía haber evitado.

Y pese a que los tres responsables siguen cada uno en sus cargos, cuando por ley deberían de separarse de sus cargos, mientras dure las investigaciones, es más fácil hacerse de oídos sordos.

No olvidemos también que Sheinbaum fue responsable por el derrumbe del Colegio Rebsamen tras los sismos de 2017, porque cuando fue delegada en Tlalpan, fue ella misma quien envío al Director Responsable de Obra (DRO), Juan Mario Velarde Gámez a realizar los peritajes y hace unos días sentenciado a 208 años de cárcel por los delitos de homicidio doloso y falsedad de declaraciones.

Velarde Gámez se encontraba detenido desde el 22 de junio de 2018, cuando fue capturado en Querétaro y luego trasladado al Reclusorio Sur.

Tres años después de su aprehensión, el pasado 29 de junio, fue declarado culpable por la muerte de 26 personas, entre estudiantes y personal docente, pero como dicen, que es más fácil culpar a funcionarios medios o de bajo perfil, los verdaderos culpables siguen gozando de impunidad.image.png